Resumen de la ponencia desarrollada en el marco del X Congreso Internacional de Avicultura celebrado en Maracaibo, Venezuela, en mayo de 2008.

La nutrición del pollo de engorde se ha visto afectada últimamente por los cambios radicales en el precio y la disponibilidad de materias primas para la manufactura de sus alimentos. Las políticas mundiales han obligado a que se exploren nuevas tecnologías para la generación de combustibles, y países como los Estados Unidos han cambiando de manera considerable su estrategia energética. Por consecuencia, materias primas tan elementales para la fabricación de alimentos para pollo de engorde como lo son el maíz y las grasas de origen animal y vegetal, entre otros, han sido destinadas en gran cantidad a la fabricación del etanol y biodiesel, respectivamente. Esto a su vez ha llevado a que en los últimos años el maíz, la torta de soya, las grasas, y otras materias primas hayan incrementado de precio debido a su diversa demanda. Esto ha obligado a nutricionistas a requerir al uso de fuentes alternas de materias primas, y al mismo tiempo a tratar de disminuir el costo de las dietas. Como manejo a estos problemas, la reducción de la proteína dietética continúa siendo una alternativa viable para la reducción en los costos de la dieta. Esta práctica hace necesario el conocimiento acertado de los aminoácidos limitantes. En otros casos, la formulación agresiva utilizando dietas en alta densidad de aminoácidos ha probado ser más efectiva para la generación de ingresos. Los requerimientos energéticos también han empezado un punto crítico en formulación debido al incremento en su costo, y es por eso que la adición a la dieta con enzimas exógenas se ha convertido en una opción interesante. En este artículo se discutirán estos aspectos, los cuales son algunos de los puntos críticos mas importantes en la formulación y fabricación de dietas para pollo de engorde, de manera contemporánea.