El día 20 de febrero, se notificó al RASVE, sospecha de foco de Enfermedad de Newcastle y en la que se vieron afectados 10 aves de corral.
La confirmación de la enfermedad se ha producido el día 24 de febrero.


Se trata de un foco primario, aparecido en una explotación de aves de corral situada en la región Ankara (Turquía). Las medidas que se han adoptado, han sido el sacrificio in situ de animales clinicamente afectados, investigación de las entradas y salidas de animales e inmovilización de animales sensibles alrededor de la zona infectada. El origen de la enfermedad ha sido por contacto indirecto con animales silvestres.