El día 22 de febrero, se notificó al RASVE, la confirmación de sospecha de foco de la enfermedad  en una explotación de 101 aves,  en la que se vieron afectados  18 aves de corral, 8 aves muertas y 93 animales sacrificados.

Se trata de un foco primario, aparecido en una explotación de aves silvestres situada en la región Italia  (Firenze). Las medidas que se han adoptado ha sido,  sacrificio in situ de todos los animales infectados, investigación de las entradas y salidas de animales. El origen de la enfermedad es desconocido, para ello se ha puesto en marcha una investigación.