Holanda ha aumentado en los últimos años su producción de huevos, llegando a más de 10.000 millones de unidades al año. 

 

 

El pasado año 2012, con la entrada en vigor de la directiva de bienestar de las gallinas ponedoras, muchas granjas han eliminado las jaulas, reconvirtiéndose a sistema de producción en el suelo. en el interior de naves y por lo tanto, produciéndose un incremento de la oferta de este tipo de huevo. Como el consumo de los mismos se ha mantenido constante, se han abierto nuevas posibilidades para la exportación hacia los mercados de Alemania, Francia y Reino Unido, debido a que Holanda tiene unos costes de producción inferiores a la mayoría de los países del noroeste de Europa.

En un estudio elaborado por la Universidad de Wageningen, se pone de manifiesto que los costes de la alimentación y de la adquisición de las gallinas, son los que más varían entre unos países y otros, mientras que los costes generales, mano de obra y alojamiento son más o menos uniformes entre los países comparados. En Holanda, los costes de alimentación son de 62,4 céntimos/kg, mientras que en Dinamarca llegan a 63,8 cent/kg, en Alemania a 64,8 cent/kg, en Reino Unido a 66,7 cent/kg y en Francia a 69 cent/kg.

En el caso del coste de las gallinas, el de Holanda vuelve a ser el más bajo con 21,1 cent/kg, seguido del de Alemania con 21,2 cent/kg, Francia con 22,5 cent/kg, Reino Unido con 24,6 cent/kg y de Dinamarca con 25,4 cent/kg.

Según los resultados del estudio, los costes de producción son más elevados en Dinamarca, seguido de Reino Unido, Francia, Alemania y por último, Holanda.