Está en vigor la normativa que permite el uso de las proteínas animales procesadas de no rumiantes, en la alimentación de los peces.

El Reglamento, publicado a finales del mes de enero, y que será de aplicación a partir del 1 de junio, puede considerarse como el primer paso para eliminar la prohibición de las proteínas animales procesadas en la alimentación de los monogástricos. La Comisión está estudiando la reintroducción, siempre que se cuente con test analíticos específicos, para alimentar aves y cerdos, descartando que se empleen PAP de rumiantes en la alimentación de monosgástricos y que no se usen PAP de aves en la alimentación de aves.