La EFSA ha elaborado una guía para evaluar los riesgos para el bienestar animal, en función de los diferentes sistemas de cría, procedimientos de gestión y las cuestiones de bienestar animal.

El bienestar de los animales tiene un impacto global sobre el estado de los animales, incluyendo las posibles consecuencias en la salud animal y seguridad alimentaria.

La UE ha financiado un proyecto llamado Welfare Quality en el que también ha participado el IRTA, utilizando un sistema estandarizado para la evaluación del bienestar animal en las granjas. El proyecto se ha basado en medidas centradas en los animales y para ello se ha elaborado un protocolo de evaluación del bienestar de varias especies.